Sábado, 21 Octubre 2017 00:34

Sigue la polémica por la instalación de dos termoeléctricas

Vecinos denuncian que no se respeta la clausura que pende sobre una de ellas, aplicada por el OPDS. Insisten en que son contaminantes y deben ser trasladadas.

La instalación de dos termoeléctricas en Pilar sigue generando una fuerte polémica.

Se trata de dos plantas que se están erigiendo en Villa Rosa, cerca del límite con Escobar, en cercanías a zonas residenciales, tanto como barrios abiertos como cerrados.

Vecinos insisten en que deben ser trasladadas a zonas exclusivas industriales, como por ejemplo el Parque Industrial, ya que aseguran que las plantas emiten gases tóxicos, generan ruidos molestos, y hacen un uso intensivo del agua, con el riesgo de secar las napas, según denuncian.

Una de las termoeléctricas pertenece a la empresa APR, mientras que la otra a Araucaria Energy.

Fuentes del Organismo Provincial del Desarrollo Sostenible (OPDS) señalaron a Pilar de Todos que APR tiene la declaración de impacto ambiental vigente, y que está instalando maquinaria, mientras que en el caso de Araucaria aseguraron que pende una clausura desde hace un mes aproximadamente, por no tener el informe de impacto ambiental, a pesar que ya había comenzado con las obras.

Vecinos de la zona aseguraron a Pilar de Todos que tienen dudas respecto a la validez de la Declaración de Impacto Ambiental de APR, la que objetarán en los próximos días, mientras que a su vez aseguraron que Araucaria sigue en obra.

Desde el OPDS, entonces, indicaron que si las labores siguen adelante en esta última termoeléctrica, no están respetando la clausura, por lo que se enviará una nueva fiscalización.

 

Zonificación

Los vecinos de las termoeléctricas, además, sostienen que las plantas no tienen la zonificación de Industrial para poder funcionar (la zona es rural o complementario club de campo), pero fuentes del Concejo Deliberante señalaron a Pilar de Todos que los cambios de zonificación fueron aprobados en julio de este año, luego de que se modificaran dos ordenanzas de 2016, que le otorgaban usos conformes de suelo, cuando en rigor había que modificar el destino de las parcelas.

Te puede interesar Medio Ambiente

Diego Vivas